“Libre es aquel que sabe transformarse. …Y sólo sabe transformarse quien es capaz de desprenderse y de seguir la próxima gran marcha hacia lo desconocido”.

Bert Hellinger

Taller de Constelaciones Familiares

Las Constelaciones Familiares son un método terapéutico que revela con rapidez las dinámicas ocultas en un sistema familiar y nos ayuda a desenredar los nudos, a menudo destructivos de nuestra familia de origen y del inconsciente colectivo.

Las Constelaciones Familiares también nos ponen en contacto con la información de nuestra alma y los movimientos que ella necesita para ir hacia la salud y el amor. Estar en paz con nuestras raíces y que surja el amor, es el paso fundamental para la salud y la paz interna.

Como se hace?

Las constelaciones familiares grupales se realizan con varias personas que asisten a un mismo taller. En un taller constelan de 3 a 6 personas dependiendo de la estructura del mismo.

Durante la constelación, las demás personas pasan a formar parte activa de la terapia ya que van a ser escogidas para representar las vivencias del inconsciente de la persona que está constelando. Podemos afirmar, que cada persona que asiste a un taller de constelaciones familiares realiza un trabajo personal, tanto en su constelación como en la de los demás. Es común sentir que el rol o roles que se representa, está relacionado con aspectos de su vida e historia personal.
No es necesario tener algún tipo de conocimiento sobre las constelaciones, puesto que la forma de trabajar es ordenada y al mismo tiempo vivencial y clarificadora.

Que haremos?

En el taller haremos un trabajo conjunto para sanar el sistema familiar actual y darnos cuenta qué impide o que ayuda a que el amor fluya entre los miembros. Cuando somos capaces de separarnos de la familia de origen o de las antiguas parejas con amor y desde el lugar que nos corresponde podremos establecer relaciones duraderas en donde el amor permanezca.

Preguntas frecuentes sobre las Constelaciones Familiares

¿En qué consisten las Constelaciones Familiares?

El método terapéutico de las Constelaciones Familiares, creado por Bert Hellinger, consiste en extraer de la historia familiar de la persona aquellas experiencias, vivencias y/o conflictos que han supuesto un punto de inflexión y han provocado un bloqueo que está afectando a su momento presente.
Pone el foco en las relaciones dentro del seno de la familia (tanto con sus miembros presentes como con los antepasados y ancestros), buscando las causas de los conflictos, el origen a partir del cual se han generado patrones, creencias y situaciones cíclicas en las que hemos quedado estancados y que nos impiden avanzar en nuestra senda de crecimiento espiritual.
El trabajo con Constelaciones nos pone en íntima unión con el Amor universal. El Amor está profundamente enraizado en la existencia de todos los seres humanos; se encuentra bajo la superficie de todo cuanto nos ocurre y nos rodea, aunque a veces permanezca oculto o sea difícil de percibir. Esta terapia supone una búsqueda y un encuentro con la energía amorosa, aquélla que siempre trata de reequilibrar los sistemas humanos cuando se desestabilizan y ayudar a las personas a encontrar la dirección hacia su Propósito Vital (Bert Hellinger llamó a esta dimensión de la función del Amor en el destino de las Almas humanas “Órdenes del Amor”). A veces puede resultar complicado, ya que nuestras creencias limitantes y pensamientos negativos ocupan un espacio que nos impide ver con claridad, pero no tengamos dudas: el Amor siempre está con nosotros. Solo hay que saber cómo buscarlo; para ello, las Constelaciones Familiares son una poderosa herramienta que pone luz en la oscuridad.
Los seres humanos no somos islas ni entidades independientes unas de otras: estamos profundamente conectados unos con otros, especialmente dentro de una misma familia. Los vínculos que nos unen son muy estrechos y van tejiéndose de una generación a otra. Llevamos en nuestra memoria celular la información de las vidas de nuestros antepasados, y nuestras propias vidas están en el interior de nuestros descendientes, formando entre todos un Alma Familiar que contiene todas las emociones, conocimientos y vivencias de nuestro sistema familiar completo.
La energía fluye a través de las distintas generaciones, conectando nuestros diferentes planos (corporal, mental y espiritual) con los de los miembros de nuestra red familiar, a nivel consciente e inconsciente. Cada una de las almas de esta red “depende” del resto; cada una tiene su posición, el lugar que le corresponde. Cuando este lugar queda vacío (por ejemplo, cuando un miembro de la familia es arrinconado o excluido), la red energética trata de reequilibrarse llenando ese espacio, poniendo en él a otro miembro, que deja de ocupar el rol que le tocaba para asumir el de la persona que ya no está. Este tipo de situaciones desestabiliza a toda la red energética, provocando problemas diversos: desubicación, pérdida de la noción del sentido de la vida, adicciones, depresión, enfermedades… El cuerpo muchas veces nos avisa de que algo no está fluyendo adecuadamente, de que existe un desequilibrio.
Las Constelaciones Familiares nos ayudan a enfocar nuestra mirada en aquellos aspectos que han quedado ocultos, de los que no se ha hablado por vergüenza o por desconocimiento. Nos hacen descubrir dinámicas dañinas, asuntos pendientes, dolores que han quedado enquistados y que están afectándonos en nuestro momento presente, en nuestro Aquí y Ahora. Nos ponen en la senda del autodescubrimiento, de la búsqueda del origen de los problemas, que es el primer paso para poder resolverlos y empezar a sanar.
Constelar es una maravillosa manera de empezar a aceptar, de abrirnos a aquello que ha sido y es. En el momento en que nos hacemos conscientes de cuál es la raíz de nuestros problemas presentes, de dónde comenzó a deshilacharse el cordón que se alarga desde nuestro pasado hasta nuestro presente, nos zambullimos de lleno en el compromiso con nuestra sanación y con la búsqueda de nuestra paz interna.
Trabajar con las Constelaciones supone expresar nuestro Respeto por todo aquello que nos han brindado aquéllos que vinieron antes que nosotros (nuestros padres, abuelos, ancestros), tanto lo bueno como lo malo; y supone a la vez un acto de Responsabilidad, ya que está en nuestras manos desvelar todo aquello que quedó oculto, hacerlo visible y consciente para que quienes vengan detrás de nosotros (nuestros hijos, nietos, bisnietos) no tengan que cargar con su peso.

¿Qué puedo esperar de una Constelación?

Cuando constelamos estamos moviendo energías estancadas, accionando los resortes de nuestra Alma, tanto individual como familiar, ya que cuando un elemento del sistema se mueve, todos los de su entorno tienen que reposicionarse para restaurar el equilibrio. Si decides embarcarte en el camino de la sanación, estarás poniendo a toda tu red familiar en la misma senda de Despertar.
El trabajo con las Constelaciones Familiares te ayudará a comprender tu historia familiar, a perdonar, a superar aquellas fidelidades que hemos asumido de manera inconsciente hacia miembros de nuestra familia presente o incluso ancestros, que dejaron temas pendientes que han ido pasando de generación en generación, bloqueando el correcto fluir de la energía. La terapia te acompañará en el honramiento a tus linajes femenino y masculino, aportándote serenidad y aumentando tu nivel de creatividad.
Constelar supone dar un “Sí” rotundo a todo cuanto constituye tu historia y tu vida, al tránsito por las alegrías y los sinsabores de nuestra existencia, porque de todos ellos extraemos aprendizaje y desarrollo para nuestra Alma. Reconciliándonos con nuestro pasado damos calidad a nuestro Aquí y Ahora, y nos enfocamos en el camino del Amor y la Sanación.

¿Qué puedo trabajar en una Constelación?

Constelar es una forma de reequilibrar, de darse cuenta de qué es lo que está bloqueando el fluir energético en nuestro sistema familiar. Esta nueva mirada que busca encontrar los orígenes de los conflictos tiene una perspectiva profundamente amorosa, y nos pone, por tanto, en el camino del descubrimiento de los patrones repetitivos que nos han estancado, desde el no-juicio y la aceptación de nuestro pasado y de nuestro destino.
Estos bloqueos pueden ser de muy diversa índole, y pueden estar provocados por múltiples causas: traumas, negaciones, ausencias, pérdidas, temas pendientes, emociones no expresadas… Las Constelaciones están abiertas, por tanto, a tratar cualquier aspecto de tu vida presente o pasada que consideres que puede estar en el origen de estos problemas.

Te ofrecemos algunos ejemplos de temas a trabajar:
–       Si no te sientes cómodo en el lugar que te han “asignado” dentro de tu red familiar.
–       Si no acabas de comprender cuáles son los roles y dinámicas que se han establecido entre los miembros de tu familia.
–       Si consideras que algún miembro de tu círculo cercano ha sido arrinconado o excluido, provocando que otro miembro (o quizá tú mismo) haya tenido que ocupar su lugar.
–       Si deseas aceptar tus luces y tus sombras, así como las de tus familiares, presentes o antepasados.
–       Si sientes que algo está bloqueando tu fluir con la vida.

Terapeutas: Núria Remus y Giancarlo Lazzaro

Fechas: por programar.

Lugar:
Centro Espaipertu Institut
C/ Marià Sans, 19
08402 Granollers (Bcn)

Para más información e inscripciones:
Para la reserva de plaza es necesario confirmarla por e-mail o por teléfono.
info@espaipertu.com
938 795 684 / 663 640 490

Precio: 60 € para constelar
10 € como representante o público