¿Qué es la terapia Gestalt?

¿Qué es la terapia Gestalt?

La Terapia Gestalt, creada por Fritz Perls en los años 40 del siglo XX, es un potente enfoque terapéutico. Considera a la persona en su totalidad: corporal, emocional, mental y espiritual; una unidad en la que las diferentes partes han de ser atendidas y conectadas. El objetivo es liberarla de los bloqueos y asuntos no resueltos que hacen disminuir su energía y satisfacción ante la vida, la autorrealización y el crecimiento. La persona aprende a hacerse más consciente de lo que siente y hace, y de esta forma a autorresponsabilizarse de sí misma y de su vida.

En la terapia, por lo tanto, sale lo pendiente, lo no expresado, lo no integrado, lo olvidado, los miedos y los deseos… Mirar todo esto, cara a cara y desde nuevas perspectivas, desde un lugar sin juicio y lleno de respeto, hace que la persona vaya desarrollando cada vez más la habilidad para aceptarse, conocerse y sentirse más satisfecha consigo misma, y pueda tomar decisiones más constructivas para su vida. Su bienestar se incrementa al empezar a vivir desde su propia naturaleza, a través del reconocimiento, aceptación y sanación del sufrimiento acumulado por las experiencias no resueltas del pasado.
La Gestalt permite que se inicie un proceso de transformación, descubriendo y desarrollando nuevas capacidades que nos permiten afrontar la vida desde otra perspectiva, lo que conlleva un cambio substancial acerca de cómo vivimos nuestro día a día. Nos conecta de nuevo con nuestra parte más esencial.

En Gestalt buscamos que la persona se centre en el momento presente de un modo activo, dándose cuenta de sus patrones repetitivos (aprendidos en muchas ocasiones en la infancia), y en el trabajo de conocimiento propio y aceptación de sus partes de sombra. También se pone especial atención al cuerpo, ya que es donde están grabadas nuestras vivencias y emociones reprimidas en forma de bloqueos, tensiones, corazas, nudos y dolor, para poder liberarlos y volver a sentirnos plenos y abiertos a la vida.
Son fundamentales el no juicio por parte del terapeuta y el paso a paso, respetando el tiempo que necesita la persona para la integración de lo que siente, piensa o percibe en cada momento. Como procedimiento terapéutico busca, ante todo, que los aspectos emocionales, mentales y corporales o movimientos álmicos cualesquiera sean aceptados y vividos en su propia condición, sin ser evitados y a la vez sin permitir que tomen el control.

"Sólo si te das cuenta de lo que te sucede y cómo te sucede, podrás cambiarlo"

Objetivos de la Terapia Gestalt

Tomar consciencia de los aspectos poco conocidos de mi personalidad y así aceptar íntegramente quien soy.

Cerrar situaciones del pasado que interfieren en mi presente y me restan energía.

Darme cuenta de mis necesidades, deseos e intereses genuinos, aunque a veces se contrapongan a las exigencias de los demás.

Pasar del apoyo externo al auto apoyo, ser auténtico con uno mismo y con los demás enriqueciendo nuestros vínculos.

Identificar cuales son mis patrones de conducta para afrontar lo que me sucede de forma diferente y no volver a tropezar siempre con la misma piedra.

La terapia Gestáltica produce cambios profundos en breve tiempo, favorece el proceso de integración de la personalidad desde el autoconocimiento y el despliegue de las potencialidades.

“La actitud básica de valorar el presente y la presencia, la atención y la responsabilidad.”

Claudio Naranjo

Primera visita gratuita