Terapia infantil


Los niñ@s nacen con una tendencia innata hacia la salud y el crecimiento, y a lo largo de la infancia van desarrollando sus potencialidades. Algunas veces, hay niñ@s que pasan por momentos o situaciones que les desestabilizan, bloquean o conducen al sufrimiento, ya sea por la separación de sus padres, nuevas parejas, un cambio de escuela, el nacimiento de un hermano, la muerte de un ser querido, celos, enfermedades, tristeza, miedo, dificultad para expresarse, etc. Y no les bastan sus propios recursos para gestionar, sostener y elaborar dicha situación.

Desde la terapia infantil miramos la demanda del niñ@ como un desajuste, que podemos reequilibrar mediante un proceso terapéutico. El trabajo con él/ella se centra en fomentar el auto apoyo, tomando conciencia de los recursos y habilidades de los que dispone, ya que creemos profundamente que, en cuanto recupere el contacto y la confianza consigo mismo, será capaz de afrontar los problemas o dificultades que le vayan apareciendo. Para conseguirlo, trabajamos la toma de contacto con su propio cuerpo, sensaciones, sentimientos, emociones y necesidades. Y, por otro lado, aprendemos a poner nombre a todo ello mediante palabras, para ganar una mayor comprensión, acogida y aceptación de la situación vivida.

Paralelamente, es importante hacer también un trabajo y acompañamiento a la familia puesto que, a edades tan tempranas, los referentes familiares tienen una gran importancia en la vida de los pequeñ@s. Con este trabajo orientamos a los familiares en relación a la situación de dificultad de su hij@ y les damos recomendaciones para acercarse y acompañarle en su proceso.


¿Para qué la terapia infantil?

La infancia es la etapa en que se construyen las bases de la personalidad para el resto de la vida. Todas las vivencias y sensaciones en esta etapa, con las dificultades y problemas que se le puedan presentar, si no se resuelven, tendrán consecuencias a lo largo de sus vidas. 
L@s niñ@s pueden sentirse afectados por situaciones que pueden pasar desapercibidas a la vista de los adultos. Es por eso que nos tenemos que guiar por el grado de sufrimiento que demuestren, ya que éste será un buen indicador, independientemente de si creemos (desde nuestra perspectiva adulta) que es importante o no lo que le hace sufrir.
Puede ser que el niñ@ no encuentre la manera de resolver sus conflictos solo, o que tampoco los pueda superar con la ayuda de sus padres. Es aquí donde es importante la intervención de un profesional.
La terapia infantil es un apoyo emocional que da al niñ@ la oportunidad de expresar y liberar sus emociones, dándose cuenta y aprendiendo a gestionarlas para situaciones futuras.


¿En qué consiste la terapia infantil?

Nuestra forma de trabajar con niñ@s consiste en ayudar a resolver aquellos asuntos ajustándonos a las características naturales de los niñ@s: el juego. El juego es un elemento muy valioso en la vida del niñ@ para entender y aprender a gestionar su vida, es la vía principal mediante la cual aprende a relacionarse con el mundo y con él/ella mism@. Es por eso que nuestra forma de trabajar es lúdica y creativa, mediante el juego simbólico, manualidades, dibujos proyectivos, juguetes, marionetas, y otros materiales. Son herramientas muy poderosas para todos los niños, puesto que, acompañadas del lenguaje, les permite dejarnos ver su mundo interno. 
La terapia con niñ@s variará dependiendo del momento evolutivo en que se encuentren, pero un aspecto común es la mirada sistémica que tenemos hacia las personas, valorando el contexto más próximo de cada niñ@ (su familia, la escuela, los grupos de iguale, etc.). 


¿Cómo se trabaja con la familia?

Hacemos una primera entrevista con el padre, madre y/o tutor@, y a partir de aquí hacemos las sesiones de terapia con el niñ@ y/o adolescente. Durante las cinco primeras sesiones recomendamos hacer las sesiones de manera semanal para crear un buen vínculo con el niñ@, establecer unas buenas bases en el proceso terapéutico y obtener una buena calidad de la terapia. Pasadas estas semanas hacemos una sesión con la familia, dónde exponemos la valoración de la situación del niñ@ y ofrecemos orientaciones para facilitar un buen acompañamiento al niñ@ desde casa. A partir de entonces se acuerda la periodicidad de las sesiones (dependiendo de la demanda y de las necesidades de la familia y del niñ@), y se programan cada mes y medio aproximadamente encuentros con el padre y la madre para ir haciendo el seguimiento del proceso terapéutico del niñ@. 

A veces, a raíz del trabajo con los hijos, el padre, la madre y/u otros miembros del núcleo familiar sienten necesidad de empezar un proceso terapéutico individual. En estos casos le ofrecemos terapia con otro profesional de nuestro centro para que le acompañe en su propio proceso personal.
Terapia Infantil
Espaipertu. Centro de Terapia y Formación
C/ Marià Sans, 19. 08402. Granollers (Barcelona)
93 879 56 84 / 663 640 490
info@espaipertu.com